Ni hombre ni mujer, ¡deportista!

43 mujeres asesinadas en lo que va de 2018, casi la mitad de los asesinatos cometidos en España son por causas relacionadas con la violencia de género. Gracias a la Comisión de Mujer y Deporte del COE podemos saber que la violencia que se ejerce hacia la mujer en el deporte es en principalmente violencia de género.

El 25 de noviembre se celebra el día contra la Violencia de Género, y es por ello que hemos querido dedicar a ellas este nuevo post, a las mujeres que practican deporte, deportistas al igual que los hombres.

La ONU pretende en 2030 llegar a alcanzar la igualdad de género en el deporte, pero la realizad es que aún queda mucho camino; cada semana encontramos noticias sobre insultos hacia mujeres deportistas, grandes diferencias en contratos y premios por ganar competiciones, la menor retrasmisión de deporte femenino, o las famosas “clausulas anti-embarazo”

Si bien es cierto que en ambos sectores se produce violencia, en cada caso es diferente. A los deportistas hombres se les suele criticar por su comportamiento fuera del campo/pista, o por un cambio en su rendimiento deportivo; sin embargo, la mujer deportista sufre violencia simplemente por ser mujer, ya que tradicionalmente no encaja en su rol de género. Seguramente nunca hemos oído decir en una grada comentarios como “hombre tenías que ser”, “vete a arreglar el coche”, o “cuidando de tus hijos tenías que estar”. Sin embargo, habremos escuchado estos comentarios cientos de veces cuando se dirigían a una mujer.

¿Qué opinan las deportistas?

Con respeto a todas las deportistas que podrían tener cabida en este post y cuya opinión es muy valiosa, hemos decidido dar visibilidad a quienes más violencia sufren dentro del deporte y menos se escucha normalmente: los colectivos arbitrales.

Por ello hemos recogido la opinión de 3 árbitras de élite a las que agradecemos su colaboración y que nos respondían a las siguientes preguntas:

– ¿Qué crees que haría que la violencia hacia la mujer en el deporte se erradicase?

– ¿Qué le dirías a entrenadores y padres de niños/as pequeños para evitar situaciones de violencia hacia las mujeres y niñas?

Esperanza Mendoza, Árbitra ACB y FIBA, educadora social y experta en igualdad de género, nos dice:

“Al final todo se resume en lo mismo educación.  Creo que es fundamental educar en igualdad desde el nacimiento empezando por la familia.  El problema de España es que la estructura social que tiene es machista y para cambiar eso faltan muchos años.”

“A esos padres les diría que no limite a su hijo/a por cuestión de género, no sólo en el deporte sino en la vida en general, no limitarme los estudios o trabajo porque eso es de chicos o chicas.”

Elena Peláez, Árbitra de Liga Iberdrola y 1ªdivisión regional de fútbol, residente de matrona, nos dice:

“Pienso que un papel importante, además de la familia, lo tienen los entrenadores y monitores, si les hacen ver que la mujer ya sea futbolista o arbitra es una deportista mas todos lo aceptaremos así. Si desde pequeños en nuestra sociedad no nos lo inculcan así, creceremos pensando lo contrario y estaremos equivocados.”

“En cuanto a los padres que ven una mujer en un campo de futbol, antes de hacer cualquier crítica destructiva podrían preguntarse, ¿Y si fuera mi hija? ¿Actuaría de la misma forma?”

Sara Peláez, Árbitra FEB Grupo 1 (Ligas LEB Oro y Plata, y Liga Dia), docente, licenciada en INEF, nos dice:

“De todas formas hace falta matizar mucho lo de violencia hacia la mujer en el deporte. Es decir, yo no creo que la haya a nivel general. Si hablamos a nivel particular refiriéndonos a juezas y árbitras sí que existe esa violencia; por otra parte, también existe hacia los hombres. El matiz está en que a los hombres se les critica por desacuerdo y a las mujeres por ser mujer (igual que al que no tiene pelo por ser calvo o al que usa gafas por cegato o gafotas).”

“Para que la violencia existente hacia la figura de la mujer se erradique hay que ir dando pasos firmes pero prudentes hacia delante, cómo en mi opinión se está haciendo. Lo habitual hace años era que no existiesen mujeres en ciertos ámbitos. Lo habitual con el tiempo forma parte de la cultura y de la tradición. Ahora y desde hace unos años esto ha cambiado, pero cambiar la cultura y la tradición es un proceso lento. Lo que ayuda a que este proceso se acelere es la aparición de cada vez más mujeres en los ámbitos antes reservados para los hombres y, al mismo tiempo, la condena y crítica tajante ante las actitudes machistas que aparecen cada día. Para que la tendencia cambie todos tenemos que, en nuestro día a día, actuar y hacer ver que el machismo no es gracioso, sino retrógrado. Si no dejamos pasar estas conductas contribuiremos al cambio cultural. El camino se hace andando y desde luego creo que vamos en la línea correcta.”

Todos podemos contribuir a erradicar la violencia en el deporte, y por supuesto la violencia hacia la mujer. Educar en igualdad desde pequeños, dando las mismas oportunidades a niños y niñas es fundamental para poder conseguir este objetivo, y aquí todos podemos sumar fuerzas. ¿Te sumas a hacer del deporte un entorno más igualitario?

Para Saber más:

Equipo WATS